Primeros auxilios en COVID 19

II. Evaluación de pacientes

II. Evaluación de pacientes

Introducción
La atención de una urgencia es uno de los mayores
desafíos a los que se puede enfrentar cualquier
persona.
Evaluación inicial:
Las prioridades en los procedimientos diagnósticos
y terapéuticos siguen un orden de importancia
genérico y presentan algunas particularidades de
acuerdo con el tipo de lesión o enfermedad que padecen
las víctimas. En esta evaluación se identifican
y resuelven los problemas que ponen en peligro
la vida.
La evaluación es la piedra angular de una buena
asistencia. El primer objetivo de la evaluación es
determinar el estado actual de la víctima.
Un vistazo rápido al paciente proporciona una idea
general de su estado (sexo, edad, constitución, color
de la piel y nivel de conciencia), pero el primer
paso consiste en iniciar las medidas fundamentales
de reanimación.
La evaluación inmediata permite identificar rápidamente
si tiene lesiones mortales o enfermedades
agudas y garantizar su tratamiento en un adecuado
orden de prioridades.
Al llegar a la escena se tienen tres prioridades:
• evaluación de la escena;
• evaluación primaria;
• evaluación secundaria.

Evaluación primaria
En este primer contacto con el paciente se deben
identificar las condiciones que ponen en peligro su
vida y al mismo tiempo manejarlas. Esto constituye
el ABC de la reanimación. Se debe determinar
si la víctima esta inconsciente y evaluar si tiene
dificultad respiratoria
Es preciso cerciorarse de varias cuestiones:
a) Vía aérea permeable; en caso de pacientes
traumatizados también se incluye el control
de la columna cervical (cuello).
b) Buena respiración.
c) Circulación con control de la hemorragia.
d) Estado neurológico.
e) Exponer y explorar a la víctima protegiéndola
del ambiente.
a) Manejo de la vía aérea y control de la columna
cervical
Se debe evaluar la vía aérea con la intención de
saber si se encuentra permeable y no corre el riesgo
de obstruirse. Si está cerrada debe abrirse utilizando
las maniobras de inclinación de la cabeza con elevación del mentón o tracción mandibular si se
sospecha que hay trauma.
En el paciente cuyo estado de alerta está deteriorado
la causa mas común de obstrucción de la vía
aérea es que la lengua se haya relajado y desplazado
hacia la parte baja de la garganta (hipo faringe);
tanto la maniobra de inclinación de la cabeza con
elevación del mentón como la de tracción manipular
son útiles para liberarla.
Si la obstrucción de la vía aérea ha sido ocasionada
por la presencia de un objeto extraño, se deberá liberar
ejecutando las maniobras que se explican con
detalle en el capítulo “apoyo vital básico”.
Al establecer una vía aérea se debe dar especial
atención a la posibilidad de que exista una lesión
en la columna cervical. Por lo tanto en la mayoría
de los pacientes lesionados por trauma es esencial
la inmovilización temprana.

Abrir chat